Skip to Content

Tuesday, December 11th, 2018
Brasil: “una mujer logró ser mamá con un útero trasplantado de una donante fallecida”

Brasil: “una mujer logró ser mamá con un útero trasplantado de una donante fallecida”

por diciembre 5, 2018 Noticias Nacionales

El referente del Centro Único Coordinador de Ablación y Trasplantes de Órganos – La Rioja (Cucailar), Carlos Reinoso  reafirmó la importancia de donar órganos, dando vida a otras personas. Hoy gracias a la ley Justina todos somos donadores, lo cual abre una esperanza para todas aquellas personas que están en la lista de espera para un determinado trasplante.  Reinoso, manifestó su sorpresa ante la noticia de una mujer en Brasil que logró ser mama por medio de un útero trasplantado de una donante fallecida, “esto será un paso importante para las mujeres que quieran ser mamá”, afirmó.

El primer bebé del mundo concebido por una mujer estéril gracias a un útero trasplantado de una donante fallecida nació en Brasil hace un año, indicó este miércoles la revista científica The Lancet.

Siete meses después del nacimiento, el bebé (una nena), se encontraba bien, pesaba 7,2 kilos y seguía siendo amamantada por su madre, también en buen estado de salud, según el Hospital Universitario de San Pablo, que realizó el trasplante en 2016.El equipo médico del Hospital de Clínicas de San Pablo sostiene al primer bebé nacido de un útero trasplantado de una mujer fallecida (Reuters).

Tras una decena de tentativas fracasadas en Estados Unidos, República Checa y Turquía, es la primera vez que un trasplante de útero a partir de una donante fallecida permite llevar a cabo un nacimiento. Además, es el primer caso de un nacimiento producto de un trasplante uterino en América latina.

Ya son 13 casos a nivel mundial, contando los 12 que se hicieron con éxito a partir de donantes de útero vivas: ocho en Suecia, dos en Estados Unidos, uno en Italia, el de Brasil y el más reciente, en India”, repasó, en diálogo con Clarín, la abogada Ayelén Zuccarini, autora de la primera tesis de maestría de la Argentina enfocada en el problema del trasplante de útero, el derecho humano a formar una familia y los siempre complejos temas de regulación.

Desde la primera donación de un útero a partir de una mujer con vida, en 2013, en Suecia, se hicieron 39 trasplantes de ese tipo, pero pocos fueron exitosos. El único embarazo después de un trasplante de útero retirado post mortem fue en 2011 en Turquía, pero terminó en un aborto espontáneo.

En diálogo con Clarín, Fernando Neuspiller, experto en fertilidad y director de IVI Buenos Aires, señaló la complejidad de esta intervención: “El útero tiene el tamaño de una pera invertida. Para albergar un feto, ese órgano debe poder aumentar unas 20 veces su tamaño. O sea que para que todo funcione correctamente, el procedimiento debe estar muy bien hecho, de modo de garantizar buena irrigación a medida que crece el bebé”.

Uno de los temas más complejos es la inmunosupresión a la que se somete a la receptora del útero donado, contó Neuspiller: “El único objetivo de este trasplante es reproductivo. La mujer recibe mucha medicación para no rechazar el trasplante. Para evitar que siga inmunosuprimida, lo que podría traerle otros problemas, el útero, así como se colocó, se extrae luego del nacimiento. Estamos hablando de embarazos de altísimo riesgo y de una cirugía que dura no menos de medio día”.

¿Cuántas argentinas tienen problemas de fertilidad ligados a la salud del útero? “Del total de las que no van poder tener hijos, el 8% está ligado a problemas uterinos”, explicó Neuspiller. Además, de las parejas en edad reproductiva, poco más del 2% tiene problemas de útero”, explicó.

 

 

 

Anterior
Siguiente