Skip to Content

Thursday, November 14th, 2019
Falleció el Padre Julio Guzmán

Falleció el Padre Julio Guzmán

“Julito fue el evangelio andante de la alegría, el sentido del humor, la amistad y el compañerismo en el día a día de las simples cosas, que son las únicas verdaderas”.

Murió en La Rioja, tras haber pedido su traslado desde Córdoba,  en donde  permaneció internado por varios meses, debido a que no pudo  reponerse de una intervención quirúrgica por una fractura del fémur que derivó en el rechazo de la prótesis y en posteriores infecciones.

En las primeras horas de la víspera, dejó de existir, a los 83 años, el cura Julio Guzmán, quien fuera “mano derecha” del Beato  Monseñor Enrique Angelellila, encarnando el mensaje evangélico y la doctrina social de la iglesia en varias zonas del interior de la provincia.

Sus restos son velados en la parroquia Señor del Milagro. La misa exequial será presidida por el obispo de La Rioja, monseñor Dante Braida, a las 17.30.

Delfor “Pocho” Brizuela

“Julito fue el evangelio andante de la alegría, el sentido del humor, la amistad y el compañerismo en el día a día de las simples cosas, que son las únicas verdaderas”.

Amigos que compartieron parte de su vida

“Sin palabras! Cuando se van éstos Curas, siento que es tiempo de empezar a revolver y revolver, hojear y buscar esas palabras, esos testimonios, esa vida sin mezquindades, esos sueños que se tienen que seguir haciendo. Gracias Julio, por tu vida. Acá dentro mío queda mucho de lo que dejaste”.

——

“Siempre recordaremos tu amistad, los mates alrededor del brasero, tu llanto por la muerte de Angelelli,  tu miedo en los días de persecuciones,  tu amor a nuestro pueblo riojano, tu coherencia, tu compromiso; pero sobre todo,  siempre recordaremos tu profunda bondad.

Los grandes no se van, siguen andando entre nosotros. Gracias padre Julio por tu vida compartida.

——————-

“Ciertamente un hombre de Dios que supo estar al lado del pueblo sin hacer alardes. Dios ya lo recibió en su compañía. Abrazos”.

——

-El presbítero Carlos Julio Guzmán nació el 10 de julio de 1936 en La Rioja. Egresó como bachiller del Colegio Joaquín Víctor González.

Realizó sus estudios de Filosofía y Teología en el Seminario Mayor del Arzobispado de Córdoba Nuestra Señora de Loreto. Cursó estudios especiales en el Instituto pastoral Latinoamericano, Quito, Ecuador.

Fue ordenado sacerdote el 13 de julio de 1963, en la iglesia catedral riojana por monseñor Horacio Gómez Dávila, en ese entonces obispo coadjutor de La Rioja.

Se desempeñó como vicario cooperador de la iglesia catedral en 1963; como rector del Seminario en Sanagasta en 1965; como vicario ecónomo de la parroquia Señor del Milagro en 1966; párroco de la parroquia Sagrado Corazón de Jesús en Chilecito durante 1968; delegado episcopal del decanato San Pedro; párroco consultor; vicario general de la diócesis entre 1977 y 1980; vicario parroquial de la vicaría de la Anunciación de María; párroco de la parroquia Inmaculada Concepción en Aimogasta; asesor espiritual del secretariado diocesano de cursillo de cristiandad; administrador parroquial de la vicaría parroquial del Espíritu Santo; secretario canciller en 1988; párroco de la parroquia del Espíritu Santo; párroco de la parroquia Nuestra Señora de la Candelaria en Olta; párroco de la parroquia Nuestra Señora del Milagro, en Milagro.

En la noche del 3 de Agosto de 1976, el presbítero Guzmán estuvo con el beato Angelelli en Chamical, y en la mañana del 4 de agosto regresó temprano hacia la capital. Después del almuerzo, monseñor Angelelli viajaba a La Rioja cuando se produjo su martirio.

El 1º de septiembre de 1992 fue electo administrador diocesano por el Colegio de Consultores de la diócesis, vacante por el traslado de monseñor Bernardo Witte a la diócesis de Concepción en Tucumán, responsabilidad que desempeñó hasta el 25 de marzo de 1993, fecha en la que tomó posesión de la diócesis el nuevo obispo, monseñor Fabriciano Sigampa.

El 10 de septiembre de 1993, renunció como párroco de las parroquias Nuestra Señora de la Candelaria y Nuestra Señora del Rosario del Milagro, solicitando asimismo la dispensa de reducción al estado laical, para dejar el ejercicio activo del ministerio sacerdotal.

Durante el gobierno pastoral de monseñor Roberto Rodríguez, inició los trámites para su reincorporación al ejercicio activo del sacerdocio, autorización que la Santa Sede concedió por las gestiones del entonces obispo, monseñor Marcelo Colombo. En esta última etapa de su misión sacerdotal prestó colaboración en la Escuela de Diáconos “Beato Wenceslao Pedernera”, en la Comunidad de Sanagasta y en varios encuentros de sacerdotes de la diócesis riojana.

Anterior
Siguiente