El Gobierno provincial, amparado en el discurso de la situación económica y financiera por la falta de envío de fondos de Nación, reconoció que “si bien La Rioja tiene los sueldos más bajos del país, se corresponden al presupuesto”; al tiempo en que reiteró que la prioridad es el pago de haberes y aguinaldo en tiempo y forma, pero no habrá aumento salarial ni bono navideño, luego de unas horas se confirmó lo que todos suponían: “que el bono navideño sería otorgado con anuencia de algún sector gremial afín al gobierno .

El golpe de efecto dio resultado, al igual que todos los años y “con el alivio de que poco pero seguro”, la gente y los sectores gremiales alineados no pusieron mayores reparos a la ínfima suma dineraria (2 mil pesos) que impuso el gobierno como ayuda a los sueldos estatales más bajos del país.

El gobernador, manifestó que  “cuando uno va tomando medidas que son responsables, acordes al presupuesto, está contemplado el pago del medio aguinaldo” y descartó que  se vaya a  achicar la planta de empleados públicos”, en tanto se conoció que la suma del bono navideño ascendería a los 2000 pesos.

Sobre el presupuesto 2018, Casas dijo estar “ansioso porque se sancione. En el Presupuesto Nacional para el año 2018 están comprometidos 300 millones más con respecto al resto”, dijo en referencia a los fondos compensatorios que durante este año son 2.500 millones y que la Nación comprometió otros 300 millones. Sin embargo, agregó que “también hay una realidad que hasta el momento tenemos 0, porque el presupuesto que ha elevado el Ejecutivo al Congreso Nacional así lo dice”, expresó.

COMPARTIR NOTICIA:

Facebooktwitter