Sally Yates, quien fue Fiscal General este año, dijo que un asesor de seguridad nacional no puede estar en una posición donde los rusos tengan influencia sobre él

Una ex funcionaria de alto rango del Gobierno de Estados Unidos dijo el lunes que en enero advirtió a la Casa Blanca sobre el entonces asesor de seguridad nacional país Michael Flynn, porque temía que pudiera haber estado expuesto a chantajes por parte de Rusia.

Sally Yates, quien fue Fiscal General interina del país este año, le dijo al consejero de la Casa Blanca, Don McGahn, el 26 de enero que Flynn no decía la verdad sobre sus contactos con el embajador ruso en Washington.

Yates, originalmente designada por el gobierno del ex presidente Barack Obama, dijo que temía que Rusia pudiera intentar chantajear a Flynn porque su gobierno también sabía que el funcionario no había sido sincero sobre las conversaciones con el embajador Sergei Kislyak sobre las sanciones estadounidenses contra Moscú.

Flynn, un general en retiro que asesoró a la campaña de Trump, se ha convertido en una figura central en las investigaciones de una posible intromisión rusa en las elecciones estadounidenses de 2016 y de la posible coordinación entre la campaña de Trump y Moscú. Rusia ha negado reiteradamente haber interferido.

Yates dijo en una audiencia en la subcomisión judicial del Senado que estaba preocupada de que “el asesor de seguridad nacional pudiera esencialmente ser chantajeado por los rusos”.

“La lógica te diría que no quieres que el asesor de seguridad nacional esté en una posición donde los rusos tengan influencia sobre él”, agregó.

Trump esperó más de dos semanas después de la advertencia para despedir a Flynn por no revelar el contenido de sus conversaciones con Kislyak y luego engañar al vicepresidente Mike Pence sobre los diálogos.

Obama advirtió al entonces presidente electo, Donald Trump, que no nombrara a Flynn como asesor de seguridad nacional de su gobierno, aseguró un ex colaborador del ex presidente.

Obama le hizo la advertencia a Trump en una reunión en la Oficina Oval pocos días después de la victoria del republicano en las elecciones del 8 de noviembre.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo en una rueda de prensa: “Es cierto que el presidente Obama hizo saber que no era exactamente un fanático del general Flynn, lo que francamente no debería ser una sorpresa para nadie, dado que el general Flynn había trabajado para el presidente Obama y fue un franco crítico de las deficiencias del presidente Obama”.

En 2014, Obama removió al militar del cargo de director de la Agencia de Inteligencia de Defensa, o DIA.

COMPARTIR NOTICIA:

Facebooktwitter