Donald Trump se refirió al tiroteo en Las Vegas.

Un sexagenario estadounidense mató al menos a 50 personas y dejó unos 400 heridos en un concierto al aire libre en Las Vegas el domingo, en el tiroteo más mortífero en la historia reciente de Estados Unidos, reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

El atacante, que abrió fuego desde el piso 32 del hotel casino Mandalay Bay, cercano al concierto, era un hombre blanco de 64 años identificado como Stephen Paddock, que aparentemente se suicidó, dijo el lunes la policía.

El grupo EI afirmó que la matanza fue perpetrada por uno de sus “soldados” que se había “convertido al Islam hace algunos meses”.

“El autor del ataque en Las Vegas es un soldado del Estado Islámico. El realizó la operación en respuesta” a los llamados a atacar a los países involucrados en la lucha contra el Estado Islámico, dijo la agencia Amaq, órgano de propaganda del EI, sin dar pruebas de esta afirmación.

Al menos ocho rifles fueron hallados en la habitación que había sido alquilada por Paddock, un contador público jubilado que vivía junto a un apacible campo de golf en la ciudad de Mesquite, Nevada, dijo la policía.

En un mensaje a la nación, el presidente Donald Trump calificó lo ocurrido como “un acto de pura maldad”, sin hacer ninguna referencia al grupo yihadista, ni mencionar a Paddock.

“Anoche un tirador solitario abrió fuego contra una multitud en un concierto de música country en Las Vegas, Nevada. Masacró brutalmente más de 50 personas y fue un acto de pura maldad”, dijo, anunciando que viajará el miércoles a Las Vegas.

“Sé que estamos buscando algún tipo de significado en el caos, algún tipo de luz en la oscuridad. Las respuestas no vienen fácilmente”, agregó en tono sombrío.

En el último balance provisional, la policía dio cuenta de al menos 50 muertos y 406 personas hospitalizadas tras la tragedia, ocurrida poco después de las 22H00 del domingo (05H00 GMT del lunes).

Las Vegas, Estados Unidos, AFP-NA.

 

COMPARTIR NOTICIA:

Facebooktwitter