La primer reunión de Octubre,  en la que se debía confeccionar el orden del día para la inauguración  del periodo ordinario, se suspendió por falta de quórum y quedó aplazada.

Así lo manifestó el concejal Oscar Luna, quien señaló que “es la cruda realidad”. El reglamento interno exige la presencia de 8 concejales y sólo éramos 6, al tiempo en que señaló que Los compañeros concejales estaban afuera, pero primero tengo la responsabilidad de sesionar y a las diferencias las tengo que plantear en el seno del Concejo. Es un incumplimiento de los deberes y responsabilidades de funcionarios públicos”, calificó.

COMPARTIR NOTICIA:

Facebooktwitter