Referentes de la sociedad civil uruguaya expusieron sobre intimidaciones a referentes de la búsqueda de justicia para víctimas de la última dictadura y falta de voluntad política para juzgar a los responsables. Hubo sorpresa por la ausencia de los representantes del Estado.

“Nos da vergüenza ajena”, confesaron ayer los integrantes del uruguayo Observatorio Luz Ibarburu ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos cuando se enteraron del faltazo que pegó el gobierno de su país a la audiencia en la que debía “dar respuestas” sobre las amenazas recibidas meses atrás por ex fiscales, abogados y militantes vinculados con el proceso de juzgamiento a los responsables de los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el último golpe de Estado, el “empantanamiento de causas” en la que se investigan los hechos y actividades de espionaje que los tienen por víctimas. “En Uruguay persiste la impunidad”, denunció ante el comisionado Raúl Oliviera, coordinador del observatorio, un conjunto de organizaciones vinculadas con el proceso de justicia en torno de los delitos cometidos en el territorio vecino durante la última dictadura. Para Pablo Chargoñia, quien está a cargo del equipo jurídico de ese organismo, la ausencia “sorpresiva, lamentable” del Estado “confirma las críticas que estamos formulando”. Es la primera vez que Uruguay no se presenta ante la CIDH.

La negativa de Uruguay a participar de la segunda jornada del período número 162 de sesiones que la CIDH está desarrollando en Argentina generó enojos, levantó suspicacias y sembró sospechas. Las y los referentes de la sociedad civil que expusieron sus denuncias contra el Estado uruguayo sobre independencia judicial, amenazas a referentes de la búsqueda de justicia para víctimas de la última dictadura y falta de voluntad política para que el proceso de investigación y juzgamiento a los responsables avance definieron como “un papelón” la ausencia de las autoridades. Desde la CIDH la lamentaron. “No es lo común que un Estado no se presente y por eso nos preocupa que Uruguay no haya venido. Lamentamos mucho que los peticionarios no puedan oír qué tienen para decir las autoridades en relación a las problemáticas planteadas”, evaluó el presidente del organismo internacional Francisco Eguiguren.

 

COMPARTIR NOTICIA:

Facebooktwitter